El origen de las Sextillas


A lo largo de este trabajo me he encontrado con la creencia generalizada de que las sextillas son un documento falso, de procedencia dudosa y sin aclarar. Estos escritos muestran predicciones más claramente que las centurias, y por eso, los investigadores de Nostradamus creen que no fueron realizadas por el profeta. Pero si intentamos ahondar en el tema más seriamente, aportando nuestras propias creencias y estudios, nos daremos cuenta de que ni una cosa ni otra tienen un fuerte apoyo, es decir, ni los que dicen que son falsas lo pueden demostrar realmente, ni los que creen, como yo, que son verdaderas tampoco, ¿o sí? Es por esto por lo que intento aquí ofrecer ambos vértices del asunto, sintiéndome obligado en cierta manera, porque mi estudio se apoya en su veracidad.

Encontramos en la Biblioteca Nacional francesa catalogado con la serie FR 4744FF 76—79 el curioso manuscrito de seis páginas. Se trata de una copia de las Sextillas atribuidas a Nostradamus. Estas sextillas son numeradas de 1 a 56, pero los números 26 y 33 han sido saltados, lo que deja su número en 54. El manuscrito original señala la presentación de estas sextillas a Enrique IV, no en 1605 como se relata en la primera publicación impresa conocida, sino a principios de siglo, en 1600. Tampoco menciona el nombre de «Vincent Sève de Baucaire» de la familia de Nostradamus, sino el de Vincent Aucane —tal vez Aucaire— de Languedoc. He aquí la transcripción exacta del título original: Predicciones de Michel Nostradamus para este siglo del año 1600 presentadas al Rey Enrique IV a principios de año por Vincent Aucane de Languedoc. Es probable que la copia impresa de 1605 sea donde el editor añadió otras cuatro sextillas, con el fin de que su número llegara a 58, y así se podrían añadir a la Centuria VII con sólo 42 cuartetos. Estas últimas sextillas han sido añadidas visiblemente en 1605. Por otra parte, Etienne Jaubert en su libro Vida del Sr. Nostradamus, publicado en 1656, afirma, que la colección de las Sextillas estaría realmente compuesta por 132 y no por 54. Él habría visto el manuscrito original y lo presentó al rey, estando en aquel tiempo en las manos de un cierto Sr. Barbotteau. La policía misma habría buscado el manuscrito de las 132 sextillas cuando desapareció —el proceso verbal que la policía redactó atestiguaría este hecho—. Según cuenta el Mercure François —publicación periódica de los sucesos del país—, en 1610 estas Sextillas fueron vendidas a un precio alto a un Procurador de Provenza que se encontraba de paso en París, el cual, pudo haber hecho varias copias.

¿Vincent Sève fue un pariente de Nostradamus?

Varias cartas de la correspondencia de César de Nostradame atestiguan la existencia de un sobrino del historiador provenzal, —de Sève—. Este sobrino parece ser Melchor de Sève, hijo de Pedro de Sève y de Ana de Nostredame, segunda hija de Nostradamus. Sería interesante saber si Vincent Sève de Beaucaire y Languedoc eran de la misma familia. Sin embargo, el tal Enrique de la carta—prefacio de las sextillas, no aparece entre los descendientes de Nostradamus.

Continuaremos con la opinión de un reputado astrólogo que también ha estudiado a Nostradamus. Su opinión, presentada aquí textualmente, servirá como ejemplo de lo que nos podemos encontrar si preguntamos sobre este manuscrito. “Las sextillas son visiblemente apócrifas. Su estilo de documento descriptivo, difiere totalmente de Nostradamus. Son falsas, probablemente aparecidas después de 1602. Hay 54 cuartetos y no 58: este número ha sido escogido por los editores de la edición fechada de 1605 para completar los 42 cuartetos de la centuria VII. En el manuscrito original, estas sextillas son numeradas de 1 a 56 —numeración defectuosa—: el interés de las sextillas es limitado, y no concierne a Nostradamus, sino a los trabajos ulteriores de sus falsarios y plagiarios. Las sextillas son falsas y dependen de un estilo narrativo que no tiene nada que ver con el de Nostradamus”. Estas opiniones son las más extendidas entre casi todos los estudiosos, ¿pero en que se basan? Parece ser que toda esta oscuridad comienza primeramente porque no se conoce realmente quién las sacó a la luz, ni por quién fueron redactadas. La rotunda negación e incredulidad de creer que el mayor profeta de nuestra historia ha realizado sextillas, cuando su trabajo más conocido han sido cuartetas, ciega la verdad, o al menos la posibilidad, pero, ¿acaso la ciencia avanza siguiendo los mismos caminos? ¿O son las bifurcaciones y lo inesperado lo que alumbra un descubrimiento? En realidad, la mayor confusión surge al comparar el viejo manuscrito original con una publicación realizada en 1605 en Troyes, esta versión, puede ser, en mi opinión, la causante de acrecentar la leyenda negra de las bastardas Sextillas. A Continuación se mostrarán las conclusiones tomadas por un equipo de estudiosos realizadas sobre la versión impresa de 1605 y no sobre el manuscrito original: Su tipografía casi parece idéntica a la de la edición no fechada de Pedro du Ruau, en Troyes. Un bosque grabado en el título casi idéntico al de esta edición se reencuentra sobre la página del título en las ediciones fechadas de 1611 y 1649, así como en una edición que lleva la indicación: «Lyon. 1568». Todas estas ediciones parecen provenir de Troyes. Un folio escrito a máquina que podemos encontrar en la parte trasera de la versión de 1605, es en su mayoría el gran culpable de que se tome a las Sextillas como falsas, realmente no habla de las originales como vemos, si no de las realizadas en imprenta que ofrecían por primera vez todas las centurias y sextillas, añadiendo eso sí, varias que no existen en la versión manuscrita. Entonces, la conclusión de su no veracidad, se basa al parecer sólo en esto, porque nadie puede decir con seguridad que Nostradamus no redactó jamás sextillas o que contrariamente sí lo hizo.

EL DESCUBRIMIENTO.

Hace tiempo que comencé mis estudios y hoy por hoy puedo decir que he traducido y conocido la mayor parte de las obras de Nostradamus desde su fuente primordial sin aditivos. Pero aún las sorpresas aparecen y reaparecen como viejos sueños que buscan cumplirse, sólo un texto me quedaba por traducir y conocer, un texto aparentemente inválido para el que predice, fuera de lugar, la paja que abulta el trabajo de un escritor sabio de renombre. El texto del que hablamos no es otro que el realizado por Nostradamus en 1555 titulado; «Excelente y muy útil opúsculo para todos necesario». En esta obra podemos encontrar maquillajes y confituras recopiladas por el autor tras sus vivencias y viajes a través de diversos países. Lo primero que llama la atención es que existen, a modo de introducción, dos poemas insertados entre las recetas y ungüentos. Para el investigador conformista no hay nada anormal, pero si abrimos los ojos se puede observar que Nostradamus escribe PROOEME, en lugar poème, esto, a mi parecer, no es sino un jeroglífico que representa los dos ojos del que todo lo ve, explicado en Orus de Apolo.

Cómo él requería a los dioses infernales que llamaban manes D. M. Cuando querían sus grandes Dioses infernales señalar, pintaban un rostro sin ojos, ni forma, por encima dos ojos iguales pintados aparte como se ve en la imagen, con los dos ojos señalaban un gran sabio, los Dioses entendían por el mismo documento y por la cara sin ojos que había un pasaje grabado en el testamento.

Partiendo de aquí, presentamos el estudio realizado de este escrito alquímico y revelador que ha permanecido olvidado tanto como las sextillas.

—En la página 9 de las Confituras el profeta escribe Medicin en lugar de Medecin, nombre que se traduce como Médico. Pero lo singular es que en las Sextilla 28, y 30 podemos encontrar esta palabra.

—En la página 11, nos topamos nuevamente con un nombre que sólo aparece entre las cuartetas una única vez, pero que misteriosamente en las Sextillas 25, 48 y 53, reaparece entre la oscuridad de los escritos nostradámicos.

Haría falta hacer como hacía Julius Caesar, que escribía por la noche lo que hacía de día, todas las veces el Phoenix en la facultad Latrice donde está Hipócrates tan divinamente escrito, que no es posible para el hombre saber imitarlo:

 

C8-27

La vía auxiliar, una bóveda sobre la otra,

Del muy abandonado oro excepto mis valientes y genes.

Lo escrito del emperador Fénix, —Phoenix—

Veo en él, lo que en ningún otro —sitio— está.

 

—En la página 13, nos topamos con la palabra Campos Elíseos utilizada en las Sextilla 23 y en la centuria 9,27.

Por la excelencia de su estudio se preparó una inmortalidad, sus obras adquirieron una memoria sempiterna: que si sus sombras descendieran a los Campos Elíseos, Galien lo reconocería como verdad y simulacro perfecto de su propia efigie, que no le es posible a personaje humano escribir más doctamente: y varios casi innumerables palos para la Cristiandad, que continuamente tiende a este fin de a sí mismo preparar una alabanza por el trabajo de sus escritos para ser perpetuamente glorificado: pero sospecho mucho que no llegue a tiempo, más aún cuando ahora se ven profesores en el arte latricie, que hacen así como se hizo en el siglo Romano, cuando la ciudad durante quinientos años estuvo sin Médico alguno, no creo yo eso.

 

C9-97

Desesperados buscarán los Campos Elíseos,

 

—En la página 16 y en la 221, encontramos una expresión ya utilizada por el profeta en la carta dirigida a Caesarem introductoria a las centurias. En estos párrafos se muestra justamente la polémica fecha dada por el autor como límite de sus profecías.

Lo siguiente que yo haré será retirar la frente a algunos, que posiblemente rechazarán ésto mucho: probablemente haré con la abertura que alguno se sienta contento. Sin embargo, amigo lector, si tú ves alguna materia, la cual no sea agradable para ti, o por novato te haga falta retirar la frente, yo te diré eso que ves gravado en mármol. ¿Crees que estando Pitonisa no habría más trípodes?

 

Carta a Cesar: El trabajo comprende profecías de hoy hasta el año 3797. Esto puede hacer retirar la frente a algunos cuando ellos vean el tiempo tan lejano, y esta inteligencia se efectuará bajo toda la plenitud de la Luna; y estas cosas se entenderán universalmente sobre la tierra, hijo mío. Que si tú —escrito en español— tienes la edad natural y humana, verás bajo tu propio suelo, bajo tu cielo natal, las futuras aventuras predichas.

 

—En la página 18, podemos decir que Nostradamus por primera vez presenta una sextilla, aunque cierto es que no es suya, sino de Agathius Scholasticus poeta griego e historiador en tiempos de Justiniano I.

Epigrama que resulta, que después Agathius Scholasticus nos ha dejado por escrito.

 

 


 

—En la página 19 se continúa con la traducción de dicha sextilla, primero al latín por Ursinus y posteriormente a la lengua francesa por Nostradamus, cambiando curiosamente, la métrica de seis a ocho versos.

Infisis ora dies nunquàm tinctura seniles,

Nunquàm rugosas explicitura genas.

Define jam stibio facien depingere toram,

No larvâ, haud facien quis pucet ese tuan.

el Nilo reliquum. quae es haec Dememia: nam neque fucus,

Nec cerusa Helenê feceric ex Hecuba.

Aunque como no somos demasiado ejercitados en la poesía Francesa, esto no obstante lo tradujimos en ocho —versos, no en seis—

 

OCTAVA.

En cuanto maquilles tu cara envejecida,

No tendrás ya miedo sólo quitamos las manchas.

Después de que la vejez te asalte:

No es necesario que te pongas ni que manches

A tu cara con ningún maquillaje que sepas:

Que a tu cuerpo pueda dar emblanquecimiento:

Por sublime, ni cerusa, ni mancha

Volverá viejo a ser joven por maquillaje.

 

—Como se ve, el profeta presenta sextillas en una de sus primeras obras, discrepando totalmente de la rotunda negación de la mayoría de autores que se pronuncian equivocadamente, diciendo que el autor sólo y expresamente escribió en vida cuartetas. Pero el propio Nostradamus deja constancia de que podría haber escondido sus verdaderas predicciones en sextetos y no en cuartetos. La forma de negar su capacidad de saber mantener la métrica al traducir el texto presentado anteriormente de seis versos, no pretende nada más que, nuevamente, jugar a decir la verdad tras una mentira. Esta forma de expresar la verdad, mediante negaciones o dudas, la podemos ver en diferentes trabajos del profeta, como, por ejemplo, en Orus de Apolo y en los diferentes almanaques. También podemos observar como el autor escribe: Nos quiso inferir el Latín, y luego el Francés —Frâçoys— de nuestra traducción. Aunque como no somos demasiado ejercitados en la poesía Francesa —Françoise—, esto, no obstante, lo tradujimos en ocho. Todo parece normal pero, por qué poner francés en mayúscula, ¿acaso no será un nombre? François precisamente lo podemos encontrar en la sextilla 51 y 58. ¡Qué casualidad!

—En la página 24 finaliza el primer poema que Nostradamus añadido en su trabajo de confituras. Al final a modo de despedida, el profeta usa un término misterioso. Sextrophea: Este término dicen varios estudiosos que podría referirse a un antiguo monumento situado en las afueras de Sant Remy, pero discrepo en eso. Si lo descomponemos, la primera parte seria SEX, sexto o sext en catalán. La segunda parte quedaría como TROPHEA, en húngaro TROFEA se traduce como trofeo y en inglés sería TROFHY. El término usado por Nostradamus realmente podría ser un guiño hacia las sextillas, quedando la palabra resuelta como SEXTO TROFEO. En las sextillas está el trofeo, el tesoro.

—En la página 116, aparece el nombre del cocodrilo, animal que encontramos en la sextilla 19, 31, 35 y 45, así como en un presagio, en una pronosticación para 1555, y en otra para el año 1559.

—En la página 220 y 221, al final de las confituras, Nostradamus muestra una prueba sin igual que nos dirige hacia las sextillas.

 

Para no prolongar en exceso este pequeño libro, yo acabaré del todo, prometo que esto es agradable de divulgar por varias otras cosas dignas de elogio. Sin embargo, amigo lector si tú ves alguna materia, la cual no sea agradable para ti, o por novato te haga falta retirar la frente, yo te diré eso que ves gravado en mármol. ¿Crees que estando Pitonisa no habría más trípodes?

Mediante nuestra doctrina será conducido, el personaje que jamás habría puesto administración en el trabajo, tan bien, como nunca habría practicado en toda su vida. Espero le guste recibir con agrado este pequeño Libro, que le presento por regalo de lo heredado.

En este pequeño libro, No dudéis lectores, un poco por la conveniencia de intentar liberar a los Autores.

HEXASTICHUM. —hexastique— SEXTILLA.

Doctor con suma dignidad y alabanza Miguel,

No estudies la carencia de tu gran poema —beneficios—

Desbloquearás en éstos en un pequeño libro a los jóvenes una gran doctrina,

Por lo que; muchos aprovecharán tu trabajo.

Mucho enseñará debiendo encomiar, por su juventud;

Y serán tus alabanzas escritas para leer las viejas.

 

Sextillas, carta introductoria: Habiendo recibido ciertas profecías o pronósticos hechos para el tardío Miguel Nostradamus —descubridor—, de las manos de un llamado Enrique de Nostradamus, sobrino de dicho Miguel, antes de su muerte, las he mantenido en secreto hasta ahora. Pero ya que ellas conciernen a los asuntos de su Estado, y en particular de su persona, y a sus sucesores, y ya que la verdad de varias sextillas ha pasado ya exactamente, como usted puede ver. Si lograra que su Majestad se dignara a echar un vistazo en ellas, encontraría aquí algunas cosas dignas de alabanzas, me he tomado la libertad —indigno cuanto soy— de presentárselas, trascritas en este pequeño libro, no menos digno y admirable que los otros dos libros que él escribió, de los cuales el último expiró en el año 1597, tratando de lo que va a acontecer en este siglo, no tan obscuramente como el lo había hecho en los primeros; pero por enigmas, y con las cosas tan especificadas y claras que uno puede juzgar sin peligro cuando algo ha sucedido.

 

—Finalmente, se ha observado que Nostradamus también parece guiar hacia el camino de las sextillas a través de su insistencia en que leyó el libro de Agripa, La Oculta Filosofía. Entre otras cosas en su tercer libro dedicado a los Oráculos y diferentes formas de adivinar el futuro, donde se recoge cierto comentario escrito por Jámblico hacia Porfirio, se ha advertido que el profeta copió casi literalmente la descripción que encontramos en este libro sobre la forma de presagiar de las Sibilas, que curiosamente, presentaban sus predicciones por medio de versos de seis estrofas, es decir, de Sextillas. La Oculta Filosofía libro III: Ciertas cavernas —como las de Apolo y Trofonio—, trébedes, cavernas, fuentes, lagos y cosas semejantes eran dedicados a los dioses, o preparados para este misterio, para que los sacerdotes exteriorizasen allí el espíritu de profecía, como dice Jámblico al escribir a Porfirio: «La sibila recibía al dios Delfos de dos modos; o por el espíritu sutil y el fuego que salía de una parte de la boca de la cueva, o bien permaneciendo también sentada en el santuario sobre un trípode de cobre consagrado a la divinidad, y de una u otra manera, impulsada por el espíritu divino, producía los oráculos; a veces un gran fuego que sale del trébedes rodea a la sibila por todas partes y la colma con su divinidad, o firme en el sitio sagrado por el cual el dios la inspira, lanza súbitamente sus vaticinios. Está también la sacerdotisa fatídica sentada en medio de ramas, o que tiene en la mano una vara recibida de alguna divinidad, o que baña sus pies o el borde de su túnica en las olas, o que extrae de las aguas el vapor del fuego. Todo esto la llena de un esplendor divino y ella pronuncia los oráculos que salen llenos de cosas».

 

C1,1. De noche, sentado y en secreto estudio,

—Para Nostradamus su estudio era el Trébede, la cueva donde se hacían los preparativos para que predijesen los Dioses, en este caso Apolo.

Tranquilo y solo, en la silla de bronce,

—Está claro que Nostradamus se refiere al método llevado acabo por la sibila cuando se sentaba en el trípode de bronce.

Exigua llama saliendo de la soledad,

—Nostradamus se refiere al fuego que sale del trébede —de su estudio— y le hace inspirarse al modo de las antiguas sibilas.

Hace prosperar lo que no debe creerse en vano.

—Nostradamus afirma que no deben tomarse en vano los vaticinios que se hacen por este medio. Quizás otro guiño a las sextillas.

C1,2. La vara en la mano entre las —Ramas o sacerdotes de Apolo—

—Nostradamus se refiere a la vara que porta la sibila en la mano recibida de la divinidad, en este caso de los sacerdotes de Apolo.

Por la ola bañada la orla —túnica— y el pie.

—Se refiere a la descripción que encontramos en la Oculta Filosofía.

Baña sus pies o el borde de su túnica en las ondas —olas—.

Un miedo y una voz vibran por las mangas,

—Nostradamus quizás esconde la palabra vapor en miedo, en francés son parecidas como vemos; peur, vapeur. Esto encajaría con la descripción de la Oculta Filosofía cuando dice; extrae de las aguas el vapor del fuego.

Esplendor divino. El divino se sienta a mi lado.

—En este verso se hace eco de la descripción que hace Agripa en su libro cuando dice: todo esto la llena de un esplendor divino, este esplendor divino hace que predijese las cosas por suceder, no olvidemos que mediante sextillas.

Con esta comparación descubierta me atrevo a decir que Nostradamus desde un principio apuntó que en las sextillas se encontraban las preediciones mayores y más importantes y que, como se ha estudiado, en las confituras parece referirse a las centurias casi comparándolas con los textos de Archiloco, que escribía a modo de sátira y broma sus versos. También en las cartas encontramos posibles referencias sobre este punto cuando se dice: La mayor parte de ellos —los versos—, han sido integrados con cálculos astronómicos correspondientes a los años, meses y semanas de los lugares, países y la mayor parte de las regiones y ciudades de toda Europa, incluso de África y parte de Asia, donde sobre todo, estos acontecimientos próximos deben suceder. OH el rey más humano, esto es porque la mayor parte de los cuartetos proféticos, son tan escabrosos que no hay ninguna fabricación del camino por ellos, y, menos aún, hay ninguna interpretación. Sin embargo, quise dejar en un registro la escritura de los años, ciudades y regiones en las cuales la mayor parte de los acontecimientos vendrán a suceder, hasta aquellos del año 1585 y del año 1606, que calculo a partir del presente, que es el 14 de marzo de 1557, y yendo más allá, a los acontecimientos que ocurrirán a principios del séptimo milenio.

 

Como se sabe, únicamente los presagios y poco más de cuatro centurias dan años justos acotando la predicción. Pero es precisamente en las sextillas donde queda explícitamente relacionada la profecía con un tiempo de cumplimiento, y si hemos entendido todo mi trabajo, ese tiempo comenzó a partir del año 2001, en el séptimo milenio. Por lo tanto, queda patente que Nostradamus sí escribió sextillas, es más, las escribió en uno de sus primeros escritos y en el último, Profecía o revolución maravillosa de 1567, como hemos visto en la página 59 de este libro.

 


Hazte con el libro que cuenta la historia.
CRONOLOGÍA PROFÉTICA DE NOSTRADAMUS 1500/2050

https://www.caesaremnostradamus.com/tienda/


© www.caesaremnostradamus.com