Volver


 Así vio Nostradamus la muerte de la princesa Diana de Gales

 

Perfil de FacebookPerfil de TwitterPágina de Facebook


 

S, 55

Un poco antes o después muy gran Dama,

Su alma al Cielo, y su cuerpo bajo la hoja,

Por varia gente añorada será,

Todos sus parientes estarán en gran tristeza,

Llanto y suspiro a una Dama en juventud,

Y a dos grandes, la defunción abandonará.

 

Datos:

Gran Dama = Princesa Diana de Gales.

Dama en juventud = 36 años, (1961-1997).

Dos grandes = Príncipes Guillermo y Enrique.

Dama = ¿Podría esconder Nostradamus aquí este anagrama Diana = Dama?

Narra aquí lo que puede ser la muerte de Diana de Gales, Lady Di.

Tras su muerte, todo el mundo se conmocionó, realmente murió joven con tan solo 36 años de edad, incluso Nostradamus nombra una palabra en clave que a simple vista no dice nada, me refiero a la palabra ALMA, esta palabra nuevamente por casualidad puede hacer referencia al lugar de los hechos, ya que el accidente sucedió el 31 de agosto de 1997 en el puente de Alma en París. Con su muerte, dejó a dos hijos como posibles herederos de la corona inglesa, Guillermo y Enrique.

 

2-28

El penúltimo de apodo de Profeta

Tomará Diana por su día y descanso:

Largamente vagará por cabeza frenética,

Y deliberará mucha gente de imposibles.

 

Datos:

Apodo de Profeta = Mahud (Mahoma). Con el apodo de Mahud, el Profeta era retratado en la Europa medieval. Por lo tanto, del penúltimo nombre de Muhámmad Al-Fayed podemos sacar el apodo del profeta Mahoma.

Anagrama:

Muhámmad = Mahud.

Diana = Diana de Gales (Lady Di).

Por su día y descanso = Domingo

Clara alusión a los personajes protagonistas de los tristes acontecimientos sucedidos en Francia (Paris) el domingo 30 de agosto de 1997.

 


 

Tomando todo en conjunto, fijándonos en todos los datos que nos ofrece Nostradamus, encontramos los nombres de los protagonistas, el nombre del puente donde sucedió el accidente, el día de la semana, la tristeza mundial que ocasionó su muerte y la desolación de dos príncipes, Guillermo y Enrique.

¡Como siempre dejemos que lo llamen casualidad!

 

- 31/08/1997. A las 12:06 minutos del 31 de agosto de 1997, la princesa Diana de Gales y Dodi Al Fayed, hijo del multimillonario Mohamed Al Fayed y el hombre con el que estaba viviendo un romance, abandonaron la suite que ocupaban en el hotel Ritz de París, se dirigieron al ascensor que había en la primera planta y salieron por la puerta trasera. Un Mercedes-Benz W140 negro los esperaba en la rue Cambon. Al volante iba el chofer del hotel Henri Paul. A las 12:20 minutos, el vehículo arrancó a toda velocidad iluminado por los flashes de los paparazzi. Dodi indicó que pusieran rumbo a la rue Arsène-Houssaye, junto a los Campos Elíseos, donde tenía un lujoso apartamento. El chófer calculó que la manera más rápida de llegar era cruzando el túnel debajo del Pont d’Alma. Nunca llegarían a su destino. Al cabo de unos minutos, justo cuando el automóvil entraba en el túnel a 105 kilómetros por hora, Henri Paul perdió el control, el Mercedes chocó contra un muro, rotó bruscamente, impactó contra una columna, de nuevo viró con fuerza y se golpeó nuevamente con el muro. El coche fue reducido a un amasijo de hierros y el claxon sonaba sin parar: el cuerpo sin vida del chófer había quedado encajado sobre el volante. De esta manera la que fue y siempre será considerada como la princesa del pueblo, moriría bajo sospechas de asesinato y conspiraciones.

 

Investigación judicial sobre la muerte de Diana de Gales y Dodi Al Fayed

 

- 02/10/2007. LONDRES (AFP) - La investigación judicial sobre la muerte de la princesa Diana de Gales y su compañero Dodi Al Fayed empezó este martes en un tribunal de Londres, diez años después del accidente mortal de la pareja, decenas de teorías conspirativas y acusaciones de que fueron asesinados.
El jurado se pronunciará, al término de la investigación judicial, sobre las afirmaciones de Mohamed Al Fayed, padre de Dodi, de que su hijo y Diana, que murieron el 31 de agosto de 1997 en el puente de Alma en París fueron "víctimas de un complot" de los servicios secretos británicos.
Mohamed al Fayed, propietario de los lujosos almacenes Harrods, declaró antes de entrar al Alto Tribunal de Londres que esperaba que el jurado determine, al término de la investigación judicial, que su hijo y la princesa Diana "fueron asesinados por la familia real".
"Yo sé que fueron asesinados, y estoy seguro que un jurado compuesto de ciudadanos ordinarios confirmará todas mis dudas de estos últimos diez años". declaró Al Fayed.
"Espero que obtendré el veredicto que espera todo el país", agregó el multimillonario de origen egipcio, que afirma que el complot para impedir que Diana contrajera matrimonio con Dodi, un musulmán, contaba con el aval del príncipe Felipe, esposo de Isabel II.
Por el momento, el martes, Al Fayed obtuvo algo bien distinto: que la Corte Europea de Derechos Humanos declarase inadmisible su denuncia contra las investigaciones puestas en marcha por las autoridades francesas tras la muerte de su hijo, así como a la equidad de los procedimientos correspondientes.
La Corte estimó que los puntos de desacuerdo entre el demandante y los jueces de instrucción "no son suficientes para demostrar la existencia de lagunas en la investigación o de defectos que hayan podido trabar la capacidad para establecer las circunstancias de la muerte del hijo del demandante".
En cuanto a la investigación londinense, el juez Scott Baker recordó a las seis mujeres y cinco hombres seleccionados como jurados que "la responsabilidad" de determinar cómo murió Diana y Dodi "es sólo de ustedes".
"Nadie puede decirles qué es lo que deben decidir", agregó el juez, que pidió al jurado olvidar todo lo que habían escuchado sobre este caso, que para las policías francesa y británica fue un accidente.
En la sala 73 del Alto Tribunal de Londres estaban, además de Mohamed al Fayed, la hermana de la Princesa de Gales, Lady Sarah McCorquodale y Jamie Lowther-Pinkerton, representando a los príncipes Guillermo y Enrique, hijos de Diana y Carlos de Inglaterra.
La investigación, que durará entre cuatro y seis meses, tendrá un costo de unos 10 millones de libras (20 millones de dólares).
Excepcionalmente, los once jurados serán acompañados por una escolta policial en sus desplazamientos, para evitar que sean acosados por reporteros y camarógrafos.
Este tipo de investigación -un procedimiento jurídico específico a Inglaterra y Gales- tiene como objetivo determinar las causas de una muerte en caso de circunstancias violentas o inexplicadas. No es un proceso, ni se pronuncia condena alguna.
Muchos esperan que sepulte las numerosas teorías de que la muerte de Diana y Dodi no fue un accidente trágico, sino un asesinato perpetrado por los servicios secretos británicos u ordenado por poderosos grupos industriales.
Según otras hipótesis, los ejecutores del asesinato fueron el chofer del vehículo, Henri Paul, que murió en el accidente, y el guardaespaldas y único superviviente, Trevor Rees-Jones, que seguían órdenes, según estas versiones, de los servicios británicos.

 

Fuente https://www.ideal.es

Volver