Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

Web optimizada para resolución 1280x1024


Comprar


Milenarios

Milenio 3

La rosa de los vientos

Cuarto Milenio

La escobula de la brújula

Editorial Creación

Grupo Gaipo

Profecías Mayas 2012


Viaje hacia Nostradamus

 

Escucha esta página  Escucha esta página

La ciudad Natal de Nostradamus

Lejos quedaba seguramente de las ancianas mentes del precioso pueblo de Saint Remy de Provence, el pensar que entre sus viejas calles empedradas se estaba forjando una de las mayores leyendas de la humanidad. La familia Nostradame, dio a luz al pequeño Michel en 1503, vivieron por un tiempo en el número 6 de la calle Hoche, un pequeño recoveco situado al comienzo del pueblo. Me gustaría advertir que no espere el viajero entrar en su interior, porque la casa permanece cerrada desde hace bastante tiempo. Yo me llevé una desilusión al sólo poder contemplar la casa desde fuera, pero la belleza del pueblo de Saint Remy paga con creces esta discrepancia que un amante de Nostradamus como yo se encontrará. Es hermoso recorrer a pie los lugares que vieron y oyeron juguetear al joven Michel, cada rincón parece evocar los juegos e inquietudes de un muchacho hambriento de conocimiento. Sería aquí donde su abuelo Jean de Sant Remy le comenzaría a inculcar sus conocimientos para dar continuidad al gran secreto, que seguramente, ya sus antepasados custodiaban siglos atrás. Cerca de la pequeña residencia familiar, se encuentra el Hospital Sant Jacques y al otro lado, desde la misma última planta de la casa se podría ver la Iglesia de San Martín. No puede uno olvidarse del color que desprende el día del mercado de Saint Remy, es espectacular, merece ir aposta para ver el bullicio que se forma entre sus calles y gentes.

 

 

La iglesia de Sant Martín

No espera el viajero toparse con esta inmensa edificación digna de tiempos romanos, sorprende la altura tanto exterior como interior de este gran templo que de seguro Nostradamus visitó. está situada en la avenida Marceau y la plaza de la República. Una vez que traspasas la enorme puerta, parece que entras en otro mundo, hay infinidad de tallas, retablos y lo que parece ser una réplica del cáliz sagrado.

 

 

Siguiente

Atrás

 

 

 

contador de visitas

 

Contacta

© www.caesaremnostradamus.com